Ford Focus Sportbreak 1.5 EcoBoost ST-Line

Ford Focus Sportbreak 1.5 EcoBoost ST-Line… y seguimos con el líder

Y seguimos con el líder de la manada en el segmento de los compactos. Como ya hemos dicho en la primera parte de este artículo, nos llama poderosamente la atención el empuje y la dinámica del 1.5 EcoBoost que porta el gran Ford Focus.

Tenemos que su versión de mayor potencia logra distribuir unos 182 caballos. Y por la personalidad que transmite se nota que es un tricilíndrico con el corazón de GTI. Y si, es verdad, posee tres cilindros, y puede, en ocasiones, hasta desconectar uno de los cilindros  y lograr disminuir el consumo. Claro, tenemos que tener una excelente y entrenada audición para poder adivinar estructura impar. Y al exigirle más, tanto el rendimiento como los decibelios están dentro de la escala de muy… muy deportivos. Si decidimos un bajo régimen, nos recuerda al coche diésel de alta capacidad para recuperarse, dando con fuerza un empuje desdelas 1.500 revoluciones por minuto. Y es sorprendente porque su par máximo de 24,5 mkg, no es muy alto exactamente.

Brinda seguridad a tu coche y regálate tranquilidad, instalando Mando parking siempre con los mejores expertos.

Ford Focus Sportbreak 1.5 EcoBoost ST-Line

Toda esta sorprendente maquinaria se encuentra sobre una caja manual con seis velocidades, con un tacto bastante preciso y muy agradable. En esta versión no existe la opción de transmisión automática. Por lo menos por ahora.

Nos han parecido excelentes las prestaciones de nuestro Ford Focus, tanto al momento de acelerar como cuando realizamos algún adelantamiento. Es que la unidad probada necesitó sólo 8,2 segundos para pasar de 0 a 100 Km/h. Y para pasar, en cuarta, de 70 Km/h a 110 Km/h necesitamos sólo 6,3 segundos, traduciéndose en 175 metros. Realmente son cifras muy atractivas, si recordamos que el peso de nuestro coche es más de 1.400 kilos.

Ford Focus Sportbreak 1.5 EcoBoost ST-Line. Hablando de consumos

Como todo, si llevamos una marcha con calma, los consumos serán bajos. Pero si apretamos la marcha, los consumos se elevaran por encima de lo que podríamos esperar. Este comportamiento es totalmente normal en propulsores de baja cilindrada.

En una marcha normal por carretera llegaremos a consumir hasta 5,3 litros, y al transitar autopistas de 120 Km/h gastaremos dos litros más. Pero sin decidimos jugar y aventurarnos tramos sinuosos, el consumo pasará de los 11 litros.  

¿Y el chasis?

Debemos tener un apartado para el chasis. ¿Por qué?. Bueno, es que… Nuestro Ford Focus probado, presenta un acabado ST-Line, en el cual, la altura del conjunto disminuye 10 milímetros. Además, presenta muelles, amortiguadores y las barras estabilizadoras de mayor consistencia. Y si todo esto, le sumas la geometría mltilink trasera, que en el Sportbreak viene de serie,  pues, notas que el coche promete en serio.

Ford Focus Sportbreak 1.5 EcoBoost ST-Line

Presenta como modos de conducción, el Sport, Normal y Eco. Cuando activamos el Sport, da por por resultado una respuesta sensacional. Puesto que tanto la dirección como la respuesta del acelerador se tornan con mayor rapidez. La parte delantera del coche siempre entrará en curva, y en realidad no existe manera que subvire. Su obediencia a la trayectoria es casi marcial, y hasta a la zaga le cuesta seguirla, ya que notamos que muestra en sus reacciones algo de “nerviosismo”. De esta forma el coche se vuelve más deportivo. Pero cuando pasamos el limite de la diversión, la parte electrónica se activa para lograr estabilizarnos.

Ford Focus Sportbreak 1.5 EcoBoost ST-Line

Avanzada tecnología

Entonces, podemos decir con total seguridad que nuestro Ford Focus, corre excelentemente, marcha de lujo y logra frenar de manera estupenda. Es que al frenar desde los 120 Km/h, logra detenerse completamente en 47,7 metros. Esta valor es  más propio de un coche de sangre deportiva que de un coche familiar.

Y algo que no pude faltar, es que realmente disfrutamos de la tecnología de avanzada que porta. Tal como el coche Ford Co-Pilot360, se encuentra equipado con un sistema de control de crucero adaptativo con la función Stop&Go, sistema de mantenimiento de carril y sistema de asistema para aparcamiento activo. Todos estos son sólo algunos de los elementos con que cuenta nuestro Ford Focus para deleitarnos con el máximo nivel de conducción autónoma  permitido en toda Europa, el nivel 2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *