Opel Insignia GSi 2.0 BiTurbo

Opel Insignia GSi 2.0 BiTurbo. Continuamos con la chispa

Al Insignia se le ha asignado la denominación legendaria. Sí la utilizada por los vehículos Opel con el mayor dinamismo de toda la historia. Así nace el Insignia GSi, digno de sus antepasados. Y llega para incorporarse a la pelea, con el poderoso BiTurbo diésel.

Si deseas conocer coches híbridos enchufables debes visitar las novedades que te trae Phev.

De los 4 modelos GSi que se ofrecen, hemos elegido para la prueba la versión con el motor 2.0 Turbo a gasolina y 260 caballos. Ya en el primer reporte describimos la enérgica respuesta de su motor y parte de sus prestaciones y consumo. Pero, sigamos conociendo los resultados de la prueba a nuestro Insignia GSi.  

Insignia GSi 2.0 BiTurbo. La prueba

El Insignia que llevamos a prueba, presentaba llantas 20 pulgadas y las gomas eran 245/35. Y al elegir el programa Tour, nuestro coche se convirtió en una verdadera alfombra voladora, aislándonos del asfalto y volviéndose en un incansable viajero. Bueno, si los kilómetros comienzan a pasarnos factura, solo debemos activar la función del masaje en el asiento.

Claro, también debemos decir que nuestro Insignia GSI no es un cohete. Al circular por la autovía roza el promedio de 8,0 l/100 Km, y su depósito con capacidad para 62 litros no alcanza para un gran recorrido. Solo debes imaginarte la versión con propulsión a gasolina. Aunque, el Insignia GSi Grand Sport va más allá de cualquier simple devorador de vías. Es una verdadera berlina que nos brinda la oportunidad de gozar frente al volante. Muy parecido al disfrute de 30 años atrás al conducir un Kadett GSi.

Alto dinamismo

Tal es su dinamismo, que porta un chasis alineado en el trazado mítico de Nürburgring. Y su sistema de frenos delantero fue desarrollado por Brembo, y consta de discos con 345 milímetros, además de pinzas con 4 pistones, logrando pasar de los 120 Km/h a cero, en una distancia de 52 metros. También tenemos que su carrocería se encuentra 10 mm más cercana al pavimento. Y como si todo fuera poco, posee tracción en las cuatro ruedas, incluyendo un sistema muy sofisticado, pues, permite distribuir individualmente la potencia que recibe cada rueda.

Opel Insignia GSi 2.0 BiTurbo

Con modo Sport

Pero ahora, dejémonos de masajes, demos un apretón a los lados del asiento y seleccionemos el programa Sport y solo iniciar nuestro disfrute. Aunque, ante debemos mencionarles que para las versiones GSi, se creó un modo denominado “competition”. Bien, tenemos que nuestro Insignia GSi, estando en marcha, disimula muy bien sus 1.772 kilos. Es que la carrocería gira con mucha estabilidad, hasta al pasar por curvas muy cerradas.

Opel Insignia GSi 2.0 BiTurbo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *